Posts Tagged ‘abono orgánico fermentado’

Bocashi, en Chile, se escribe “Ekiji”

August 4, 2011

Compostaje anaeróbico permite reciclar residuos orgánicos y recuperar suelos degradados
El Ekiji, (…) una mezcla biológica de microorganismos desarrollado en Japón, ha demostrado ser capaz de descomponer los residuos orgánicos eficientemente en cualquier época del año y en ausencia de oxígeno, lo que reduce los costos originados por los volteos necesarios para la generación del compost de calidad.
Utilizando la experiencia mundial, el INIA Quilamapu, con el cofinanciamiento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), efectuó el estudio “Ekiji: Fermentación anaeróbica de residuos agropecuarios para la elaboración de biofertilizantes”. (…)
[[Descripción del Proyecto: Obtener biofertilizantes de calidad mediante el uso, adaptación y evaluación de técnicas de compostaje anaeróbico, utilizando ME*(microorganismos eficientes/eficaces), en cualquier época del año y con mayor eficiencia.]]
El Ekiji es producto de la descomposición de residuos orgánicos que pasa por una fase anaeróbica y otra aeróbica requerida para la maduración del mismo. (…)
La coordinadora del estudio, María Cecilia Céspedes, señaló que “el Ekiji tiene la cualidad de regenerar suelos degradados, porque al servir de sustrato a los microorganismos del suelo, se multiplican aumentando la actividad biológica, incrementando la estructura del suelo y aportando nutrientes vitales para el crecimiento vegetal”. (…)
Fuente: Viveagro

Bocashi en casa, paso a paso

May 22, 2011

Que se necesita:                   [bajar instructivo sin imágenes]

  • leche (1 litro)
  • el agua del lavado del arroz (una taza de arroz)
  • tela de algodón para colar el suero tipo “liencillo”
  • azúcar mascabo / morena / negra (300 grs.)
  • papel de diario (varios diarios de 15-20 hojas)
  • recipiente para sumergir el papel de diario en la mezcla
  • un espacio para desplegar el papel de diario para su secado (a la sombra)
  • sábanas viejas o tela de algodón para colocar sobre ellas el papel de diario húmedo para acelerar el secado
  • balde con tapa hermética (p.ej. de helados) para colocar la basura domiciliaria y el papel de diario en capas (mínimo: 10 litros)
  • pesa para comprimir materia orgánica en el fondo del balde (un plato, un bol)
  • cartón o relleno absorbente para el fondo (cartón de huevos, o de caja)

————————
1. Producción del suero de leche

  • Guardar en un frasco de vidrio el primer agua del lavado de una taza de arroz (p. ej. 1/2 litro) (el agua debe estar turbia) dejando abundante espacio entre la superficie del agua y la tapa del frasco, y colocar una tapa suelta que permita el paso del aire.
  • Dejar en un lugar oscuro durante 15 días. El agua se enturbia más y aparecen filamentos y cosas en suspensión.

agua del lavado del arroz (almidón disuelto)

[15 días después]

  • Colar y agregar 1 parte en 10 de leche y dejar nuevamente en un recipiente tapado pero con abundante aire y en un lugar oscuro.
  • Dejar una semana a oscuras y la leche se “cortará”. Aparece un “quesillo” o yogur espeso semisumergido en el suero. (Importante: Averiguar si el quesillo es comestible antes de probarlo. No tiene olor agradable.)

suero con quesillo sobrenadante


nata - suero y asiento de cuajo


[1 semana después]

  • Pasar el suero y el quesillo a través de una tela tipo liencillo de algodón, para colar, recogiendo el suero. El “quesillo” se puede agregar a la basura orgánica.

————————

2. Producción de la mezcla de suero y azúcar para remojar el papel de diario
Mezclar:

  • 1 parte de suero
  • 1 parte de melaza (1 parte de azúcar negra y 3 partes de agua)
  • 6 partes de agua

En una jarra de medición de un litro resulta:

  • 1 parte suero (más o menos 800 ml)
  • 1 parte melaza = (250-300 ml de azúcar negra (compactar levemente) y agregar agua hasta 800 ml.)
  • 6 partes de agua (4 litros y algo más de agua. Usar agua sin cloro.)

————————

3. Remojado del papel de diario y su posterior fermentación

  • Colocar la mezcla de suero, azúcar y agua en un recipiente adecuado como para sumergir las hojas de diario y remojar. Se puede agregar un diario entero y sumergirlo. Dejar un rato para se remoje bien.

hojas de diario en remojo

  • Tomar el conjunto de las hojas de diario empapadas de una o de dos puntas y dejar escurrir.
  • Colocar en una bolsa de nylon los diarios desplegados sobre una superficie plana (el piso) y sacarle todo el aire pasando la palma de la mano por afuera de la bolsa de nylon. Cerrar la bolsa, (plegar los bordes abiertos) y poner una etiqueta para indicar la fecha.

hojas de diario en bolsa de nylon cerrada

  • Poner a la sombra, evitando la luz de sol directa.
  • Esperar 15 días.

[15 días después]

  • Separar con cuidado las hojas de diario húmedas, y colocar de a una hoja por vez, sobre alguna superficie que no sea plástica para que no dificulte el secado. Se pueden usar telas o sábanas viejas de algodón que absorberán algo de la humedad pero retendrán el olor a fermento del diario.
  • Dar vuelta las hojas cada tanto para acelerar el secado.
  • El secado también se debe realizar a la sombra.
  • Una vez secas las hojas quedan “acartonadas” y se pueden guardar dobladas por mucho tiempo. Tienen un olor característico, que no es desagradable, pero deberá cuidarse de no confundirlas con hojas de diario común y usarlas para otra cosa, simplemente porque se perdería el trabajo ya realizado con ellas.

————————

4. Fermentación de la basura doméstica (orgánica)

  • Tomar un balde con cierre hermético, tipo balde de helados de 10 litros o más grande, limpio, y colocar en el fondo una buena capa de casi 10 cms. de papel de diario hecho trizas, o cartón en tiras (p. ej. de un cartón de huevos)
  • Colocar encima una hoja doblada de diario preparada y ya seca.
  • Colocar una capa de basura domiciliaria de 5-10 cm. Se puede usar cualquier tipo de restos de comida, incluyendo cáscara de huevo, (salvo la grasa de la carne porque al final del proceso, cuando vuelve a entrar en contacto con el aire, se pudre y atrae moscas), pero deberá cuidarse de no incorporar restos muy húmedos. El papel y el cartón en el fondo absorben los líquidos que produce la basura, pero no está previsto que absorban el jugo de los tomates, por ejemplo.
  • Sobre esta capa colocar otra hoja de diario preparada y seca y apretar bien para que se compacte. Colocarle encima un objeto pesado, como un plato o un bol y cerrar con la tapa hermética.
  • Agregar basura en capas de 5-10 cm. sobre el diario anterior y cubrir con una hoja de diario nueva, comprimir bien y tapar herméticamente. La hoja anterior aparecerá mojada después de 1 o 2 días y puede mostrar una película u hongo blanco fruto de la fermentación. La basura mantendrá sus características de color y consistencia, pero adquirirá un olor agridulce por la fermentación.
  • Una vez que se llenó bien el balde, se deja tapado durante 2 semanas, para que termine el proceso de fermentación.
  • La basura fermentada se puede enterrar en el suelo, donde se produce la etapa final del compostaje. Conviene marcar el lugar para luego verificar (1 mes o algo más) que el proceso culminó. Dejar pasar 1 mes antes de colocar plantas.
  • La basura fermentada también se puede usar como comida (en cantidades pequeñas) para las lombrices californianas, usándola, por ejemplo, como cebo para atraerlas. En este caso se coloca una pequeña cantidad de basura fermentada en un pedazo de media sombra o mosquitero de nylon y se lo entierra en el lombricompuesto. A los pocos días se verá que las lombrices atravesaron la media sombra e ingresaron en la basura fermentada.

Bocashi rural (abono, enmienda) vs. Bocashi urbano (precompostaje de restos de cocina)

October 5, 2010

El término bokashi (en japonés: materia orgánica fermentada) hoy se usa para designar distintas formas de fermentación de la materia orgánica. 

Bocashi rural
  • Ensilaje: Antiguamente se recurría al ensilado del forraje, es decir, la inoculación de los pastos con bacterias lácticas (lactofermentos) para su conservación para usar en el invierno. 
  • Abono o enmienda orgánica: También se conocía el uso de la levadura y la melaza combinada con estiércol y otras materias orgánicas, para la enmienda orgánica, o abono orgánico fermentado. 

Hoy se llama “bocashi” a distintas recetas para acelerar el compostaje en su versión rural, a campo abierto, que pueden incluir levadura, suero de leche y melaza, y otra materia orgánica del lugar, pero que requieren cierto cuidado especial para garantizar el acceso de oxígeno para la fermentación. (En este caso es un proceso aeróbico, con presencia de oxígeno.) El aumento de la temperatura garantiza la pasteurización, es decir, la aniquilación de agentes patógenos. 
——
Bocashi urbano
En su versión urbana comercial, “bokashi” refiere a un método para la fermentación de los restos de la comida domiciliaria que es conocido en EE.UU. y en Europa. La versión comercial surge en el Japón (Teruo Higa) para lo cual se comercializan baldes o cubos con tapa hermética, una rejilla inferior y un grifo para la salida de los jugos lixiviados.

 

balde con tapa y grifo

Se vende una combinación de  microorganismos “especializados” (eficientes / efectivos: “EM – efficient microorganisms”) que mezclada con salvado (el soporte de inoculación), se coloca diariamente sobre las capas de restos de comida depositadas en el balde o cubo, con lo que se evita su pudrición y se produce su conservación mediante la fermentación. Esta es la etapa de “precompostaje”. 

 

 

 

Fuente: http://www.reboreda.es/foletoCompostPdf.pdf
Ver serie de fotos ilustrativas: http://www.flickr.com/photos/86571141@N00/sets/72057594067566801/detail/
Ver Compost con Bokashi (producto comercial)
—    
Versión Urbana, Hágalo Usted mismo (Do it yourself!)
En su versión urbana “Hágalo usted mismo“, en cambio, se recurre a los lactobacilos (lactofermentos), a cualquier balde o cubo con tapa hermética, al papel de diario, o cartón absorbente como soporte de inoculación (en reemplazo del salvado) y a papel o cartón seco sin tratar para actuar en el fondo del balde o cubo como material absorbente del lixiviado (los líquidos que drenan al fondo) en reemplazo del grifo. En este caso no es necesario vaciar los líquidos acumulados, porque al ser absorbidos por papel o cartón (sin tratar) y al no estar en contacto con el oxígeno no producen mal olor.
Se capturan las bacterias benéficas con agua de arroz: 
Se aislan los lactobacilos, al mezclar con leche y producir suero:
Agregando azúcar negra y agua, se inocula, por ejemplo, papel de diario:
 y se deja fermentar dentro de una bolsa de nylon bien cerrada (sin aire) al oscuro durante 15 días. Luego se separan y se ponen a secar las hojas de papel de diario. El proceso de secado deja latente a los lactobacilos. Las hojas de papel de diario tratadas con lactobacilos se intercalan entre capas de residuos o basura orgánica, dentro de un balde con tapa hermética. La humedad de los restos orgánicos activa los lactobacilos y se produce la fermentación (y por lo tanto la conservación) de la materia orgánica, lo que equivale a un “precompostaje”. 
 Ver: ¿Qué se necesita?       

Ver instrucciones completas en castellano:         archivo .doc

Ver la propuesta original en inglés:  Bokashicomposting.pdf

Es una versión “hágalo usted mismo” (DIY-inglés) de quienes se tomaron el trabajo de correr el velo a la promoción comercial de los microorganismos “especializados”  (EM = microorganismos eficientes / efectivos).  

 

 

Abonos orgánicos fermentados (Jairo Restrepo)

October 5, 2010

Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil. 
Jairo Restrepo 
Fuente: (Bajar documento en pdf)  Abonos Orgánicos Fermentados.

Ventana sobre la utopía: 
 Ella está en el horizonte –  dice Fernando Birri -; 
 me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. 
 camino diez pasos y el horizonte se corre diez 
 pasos mas allá. Por mucho que yo camine,  
 nunca lo alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? 
Para eso sirve: para caminar. 
De Eduardo Galeano, en Las palabras Andantes. 

Este pequeño aporte sobre la idea y el arte de fabricar los abonos orgánicos fermentados, surge con la finalidad de sistematizar algunas informaciones, fruto del constante intercambio con agricultores centroamericanos, panameños y brasileños, los cuales vienen experimentando los beneficios de la agricultura orgánica.

Por otro lado, en lo mínimo, dos aspectos surgen en contraste en estos países subdesarrollados:

  • Primero, la realidad de la crisis en que están sumergidos los sectores agropecuarios del Estado, en un contexto de alta burocracia y limitada capacidad técnica que los ha caracterizado para dar una respuesta a las verdaderas necesidades de la gran mayoría de los agricultores, en lo relacionado a la investigación, educación, extensión rural y de forma general a las políticas del agro.
  • Segundo, frente al total abandono de los productores por parte del Estado, resurge el medio creativo de los campesinos para solucionar sus problemas de una forma práctica, económica y sin extensionistas oficiales, demostrando una gran habilidad, adaptación y capacidad de autogestión para salir adelante, dejando de lado un sector oficial que los mantuvo expectantes durante varias décadas, con la ilusión de la modernización de la agricultura, bajo los argumentos de más insumos, más producción que, en la realidad, lo que les trajo fue más pobreza.

La Corporación Educativa para el Desarrollo Costarricense (CEDECO), con su programa de Ecodesarrollo, y el Proyecto Promoción de la Salud y la Seguridad del Trabajo en la Agricultura en América Central, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con sede en Costa Rica, han aunado sus esfuerzos para producir este trabajo, el cual será de utilidad para agricultores y técnicos que se han aventurado con fe en la construcción de la agricultura orgánica, la agricultura de la vida.

Jairo Restrepo, de nacionalidad colombiana, cuenta con un postgrado en Ecología y Recursos Naturales. Es profesor universitario y ha impartido cursos relacionados con su campo de trabajo, tratando de imprimir una visión más integradora a sus estudiantes de agronomía y otras disciplinas. Tanto en Brasil como en Colombia ha promovido la Agricultor orgánico de manera individual y ligado a organismos no gubernamentales, siempre alrededor de la pequeña producción campesina. Hasta ahora ha sido consultor de la Organización Internacional del Trabajo en Costa Rica, en el proyecto “Promoción de la Salud y Seguridad del Trabajo en la Agricultura en América Central”.

Fuente: (Bajar documento en pdf)  Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil.

Aportes de los Ingredientes a los Abonos Orgánicos Fermentados

October 5, 2010

Principales Aportes de los Ingredientes a los Abonos Orgánicos Fermentados y Algunas Recomendaciones  

 Ingredientes:

  •  El carbón
  • La gallinaza
  • La cascarilla de arroz
  • La pulidura de arroz
  • Miel de purga o melaza de caña
  • Levadura/tierra de floresta virgen/Bocashi
  • Tierra común
  • Carbonato de calcio o cal agrícola
  • El agua 

     El carbón:

    Mejora las características físicas del suelo con aireación, absorción de humedad y calor (energía). Su alto grado de porosidad beneficia la actividad macro y microbiológica de la tierra, al mismo tiempo, funciona con el efecto tipo “esponja sólida”, el cual consiste en la capacidad de retener, filtrar y liberar gradualmente nutrientes útiles a las plantas, disminuyendo la pérdida y el lavado de los mismos en el suelo.
    Recomendaciones:
    La uniformidad de las partículas influenciará sobre la buena calidad del abono que se utilizará en el campo, por la práctica, se recomienda que las partículas o pedazos de carbón no sean muy grandes, las medidas de una pulgada de largo por media pulgada de diámetro da una aproximación del tamaño ideal de las mismas. Cuando se desea trabajar con hortalizas en invernadero en el sistema de almácigos con bandejas, las partículas del carbón a utilizarse en la fabricación del abono fermentado deben ser menores (semipulverizadas) para facilitar llenar las bandejas y permitir sacar las plántulas sin estropear sus raíces, antes del trasplante definitivo en el campo.
    La gallinaza:
    Es la principal fuente de nitrógeno en la fabricación de los abonos fermentados. Su principal aporte consiste en mejorar las características de la fertilidad del suelo con algunos nutrientes, principalmente con fósforo, potasio, calcio, magnesio, hierro, manganeso, zinc, cobre y boro (Tabla No. 1 anexa). Dependiendo de su origen, puede aportar otros materiales orgánicos en mayor o menor cantidad, los cuales mejorarán las condiciones físicas del suelo.
    Recomendaciones:
    La experiencia desarrollada por muchos agricultores en Centroamérica y Brasil viene demostrando que la mejor gallinaza para la fabricación de los abonos orgánicos es la que se origina de la cría de gallinas ponedoras bajo techo y con piso cubierto. Evitando el uso de la gallinaza que se origina a partir de la cría de pollos de engorde, dado que este material presenta una mayor cantidad de agua y residuos de cocciodiostácticos y antibióticos que irán a interferir en el proceso de la fermentación de los abonos. Algunos agricultores vienen experimentando con éxito la utilización de otros estiércoles de: conejos, caballos, ovejas, cabras, cerdos, vacas y patos (Tablas No. 2  y  3 anexas). Y hasta puede ser sustituida, en algunos casos, por harinas de sangre, hueso y pescado.
    La cascarilla de arroz:
    Mejora las características físicas del suelo y de los abonos orgánicos, facilitando la aireación, absorción de humedad y el filtraje  de nutrientes. Beneficia el incremento de la actividad macro y microbiológica de la tierra al mismo tiempo que estimula el desarrollo uniforme y abundante del sistema radical de las plantas. Es una fuente rica en sílice, lo que favorece a los vegetales para darle una  mayor resistencia contra insectos y microorganismos. A largo plazo, se convierte en una constante fuente de humus. En la forma de cascarilla carbonizada, aporta principalmente fósforo y potasio, al mismo tiempo que ayuda a corregir la acidez de los suelos.
    Recomendaciones:
    La cascarilla de arroz puede ocupar, en muchos casos, hasta un tercio del volumen total de los ingredientes de los abonos orgánicos. Es recomendable para controlar los excesos de humedad cuando se están preparando los abonos fermentados. Puede ser sustituida por cascarilla de café o pajas bien secas y trituradas. En algunos casos y en menor proporción, los pedazos de madera también pueden sustituirla dependiendo del tipo de madera que los originen, dado que algunas tienen la capacidad de paralizar la actividad microbiológica de la fermentación de los abonos por las substancias tóxicas que poseen.
    La pulidura de arroz:
    Es uno de los ingredientes que favorecen en alto grado la fermentación de los abonos. Aporta nitrógeno y es muy rica en otros nutrientes tales como fósforo, potasio, calcio y magnesio.
    Recomendaciones:
    En muchos casos, por la dificultad que los agricultores han encontrado para conseguirla, la sustituyen por otro tipo de materia prima más fácil de conseguir, como son los concentrados para terneros y engorde de puercos. Esta experiencia es una adaptación que los productores panameños vienen probando en la provincia de Chiriquí.
    Miel de purga o melaza de caña:
    Es la principal fuente energética para la fermentación delos abonos orgánicos, favoreciendo la multiplicación de la actividad microbiológica. Es rica en potasio, calcio, magnesio y contiene micronutrientes, principalmente boro.
    Recomendaciones:
    Para conseguir una aplicación homogénea de la melaza durante la fabricación de los abonos orgánicos fermentados, se recomienda diluirla en una parte del volumen del agua que se utilizará al inicio de la preparación de los abonos.
    Levadura/tierra de floresta virgen/Bocashi:
    Estos tres ingredientes se constituyen en la principal fuente de inoculación microbiológica para la fabricación de los abonos orgánicos fermentados. “Es el arranque o la semilla de la fermentación”. Los agricultores centroamericanos, inicialmente, para desarrollar su primera experiencia en la fabricación de los abonos fermentados, utilizaron con éxito la levadura para pan, tierra de floresta o los dos ingredientes al mismo tiempo. Después de algún tiempo y con la experiencia, seleccionaron una buena cantidad de su mejor abono curtido, tipo bocashi (semilla fermentada) para utilizarla constantemente como su principal fuente de inoculación, acompañado de una determinada cantidad de levadura. Eliminaron así el uso de la tierra de floresta virgen, evitando consecuencias graves para el deterioro de los bosques.
    Recomendaciones:
    Después de haber logrado fabricar el primer abono fermentado y ensayarlo con éxito en los cultivos, es recomendable separar un poco de este abono para aplicarlo como fuente de inoculación en la elaboración de un nuevo abono, puede ir acompañado con levadura para acelerar el proceso de la fermentación durante los dos primeros días. Por las dificultades de sistemas de refrigeración, a falta de energía eléctrica en muchas zonas rurales para conservar la levadura, se recomienda usar el tipo levadura granulada, que muestra facilidad para conservarla.
    Tierra común:
    En muchos casos, ocupa hasta una tercera parte del volumen total del abono que se desea fabricar. Entre muchos aportes, tiene la función de darle una mayor homogeneidad física al abono y distribuir su humedad; con su volumen, aumenta el medio propicio para el desarrollo de la actividad microbiológica de los abonos y consecuentemente, lograr una buena fermentación.
    Por otro lado, funciona como una esponja, al tener la capacidad de retener, filtrar y liberar gradualmente los nutrientes a las plantas de acuerdo a sus necesidades. Dependiendo de su origen, puede aportar variados tipos de arcilla, inoculación microbiológica y otros elementos minerales indispensables al desarrollo normal de los vegetales.
    Recomendaciones:
    En algunos casos es conveniente seleccionar la tierra con la finalidad de liberarla de piedras, grandes terrones y maderas. Por ejemplo, puede ser obtenida a partir de las orillas de las vías internas de la propia finca o de las orillas de carretera.
    Carbonato de calcio o cal agrícola:
    Su función principal es regular la acidez que se presenta durante todo el proceso de la fermentación, cuando se está elaborando el abono orgánico, dependiendo de su origen, natural o fabricado, puede contribuir con otros minerales útiles a las plantas. En Centroamérica, se le conoce comúnmente en el medio rural con el nombre de cal agrícola.
    El agua:
    Tiene la propiedad de homogeneizar la humedad de todos los ingredientes que componen el abono, propicia las condiciones ideales para el buen desarrollo de la actividad y reproducción microbiológica durante todo el proceso de la fermentación cuando se están fabricando los abonos orgánicos.
    Recomendaciones:
    Tanto la falta de humedad como su exceso, son perjudiciales para la obtención final de un buen abono orgánico fermentado. La humedad ideal, se va logrando gradualmente en la medida que se incrementa el agua a la mezcla de los ingredientes. La forma más práctica de ir probando la humedad, es a través de la prueba del puñado, la cual consiste en tomar con la mano una cantidad de la mezcla y apretarla, de la cual no deberán salir gotas de agua entre los dedos y si deberá formar un terrón quebradizo en la mano. Al constatar un exceso de humedad, lo más recomendable es controlarla aumentando la cantidad de cascarilla de arroz o de café a la mezcla.
    Observación:
    Solamente se utiliza una vez el agua en la preparación de los abonos fermentados tipo bocashi, no siendo necesario utilizarla en las demás etapas del proceso.

    Abonos Orgánicos Fermentados Bocashi: Ingredientes básicos.

    October 5, 2010

    Ingredientes básicos para la preparación de los abonos orgánicos fermentados tipo “bocashi” 

    • - Gallinaza de aves ponedoras. 
    • - Carbón quebrado en partículas pequeñas. 
    • - Pulidura de arroz o concentrado para cerdos o terneros. 
    • - Cascarilla de arroz o de café 
    • - Carbonato de calcio o cal agrícola. 
    • - Melaza o miel de purga de caña de azúcar. 
    • - Levadura para pan, granulada o en barra. 
    • - Tierra común seleccionada. 
    • - Agua. 
     
     Local: 
     La preparación de los abonos orgánicos, fermentados se debe hacer en un local que esté protegido del sol, el viento y la lluvia, ya que los mismos interfieren en el proceso de la fermentación paralizándola.
    El piso preferiblemente debe estar cubierto con ladrillo o revestido de cemento, o en último caso, sobre piso de tierra bien firme, de modo que se evite al máximo la acumulación de humedad en el local donde se fabrican.
    Herramientas:
    Palas, baldes plásticos, termómetro, manguera para el agua, mascarilla de protección contra el polvo y botas.
    Tiempo de duración para fabricarlo:
    Normalmente, los agricultores que están iniciándose en la fabricación de los abonos orgánicos fermentados, gastan aproximadamente 15 días en hacerlos y los más experimentados lo hacen en 10 días. (Figura s/n)
    Ingredientes para la preparación de un Abono Fermentado Básico – Tipo “Bocashi”
    • - 2 quintales de tierra común seleccionada. 
    • - 2 quintales de cascarilla de arroz o de café. 
    • - 2 quintales de gallinaza (aves ponedoras). 
    • - 1 quintal de carbón quebrado en partículas pequeñas. 
    • - 10 libras de pulidura de arroz o concentrado para cerdos o terneros. 
    • - 10 libras de carbonato de calcio o cal agrícola. 
    • - 10 libras de tierra negra de floresta virgen o bocashi curtido. 
    • - 1 libro de melaza o miel de purga. 
    • - 100 gramos de levadura para pan, granulada o en barra. 
    • - Agua: de acuerdo a la prueba del puñado y solamente una vez. 

    Cinco Formas de preparar Abonos Orgánicos Fermentados Bocashi (Jairo Restrepo)

    October 5, 2010

    Cinco Formas de preparar los Abonos Orgánicos Fermentados Tipo “Bocashi”
    Fuente: Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil. (Jairo Restrepo) 

    1. Ingredientes para la Preparación del Abono Fermentado – 1994
    • - 2 quintales de tierra común. 
    • - 1 quintal de pulidura de arroz. 
    • - 1 quintal de carbón quebrado en partículas pequeñas. 
    • - 1 quintal de cascarilla de arroz o de café. 
    • - 1 quintal de gallinaza. (Aves ponedoras). 
    • - 1 litro de melaza o miel de purga. 
    • - 10 libras de carbonato de calcio o cal agrícola. 
    • - 100 gramos de levadura para pan, granulada o en barra. 
    • - Agua: de acuerdo a la prueba del puñado y solamente una vez. 
     Nota: Un quintal es igual a 100 libras. 
     Fuente: Comunicación personal de campesinos panameños.
    -
    2. Ingredientes para la Preparaciónde 68 Quintales de Abono Orgánico Fermentado “Bocashi”, Tapezco – Costa Rica – 1994
    • - 20 quintales de gallinaza curada (aves ponedoras). 
    • - 20 quintales de cascarilla de arroz. 
    • - 20 quintales de tierra (cernida). 
    • - 6 quintales de carbón quebrado en partículas pequeñas. 
    • - 1 quintal de pulidura de arroz. 
    • - 1 quintal de carbonato de calcio o cal agrícola. 
    • - 1 galón de miel de purga o melaza de caña. 
    • - 2 libras de levadura para pan, granulada o en barra. 
    • - 1000 litros de agua – prueba de puñado y solamente una vez.  
    Costos: US $ 1.00 el quintal (100 libras) en 1994 
    Fuente: Rodríguez, M. Y Paniagua, G. 1994 
     
    3. Ingredientes para la Preparación de 34 Quintales de Abono Orgánico Fermentado. Cerro Punta – Panamá – 1995
    • - 10 quintales de gallinaza (aves ponedoras). 
    • - 10 quintales de cascarilla de arroz o de café. 
    • - 10 quintales de tierra seleccionada. 
    • - 3 quintales de carbón quebrado en partículas pequeñas. 
    • - 1 quintal de concentrado para ternero o pulidura de arroz. 
    • - 1 galón de miel de purga o melaza de caña. 
    • - 1 libra de levadura para pan, granulada o en barra. 
    • - Agua: de acuerdo a la prueba del puñado y solamente una vez. 
     Costos US $ 1.50 el quintal (100 libras) en junio 1995. 
    Fuente: Comunicación personal de campesinos panameños. 
     
     4. Ingredientes para la Preparación de 14 Quintales de Abono Orgánico Fermentado. Dolega – Chiriquí – Panamá – 1995
    • - 5 quintales de tierra virgen. 
    • - 3 quintales de cascarilla de arroz. 
    • - 3 quintales de gallinaza (aves ponedoras). 
    • - 1 quintal de pulidura de arroz. 
    • - 1 quintal de alimento para ternero o cerdos. 
    • - 1 quintal de carbón quebrado en partículas pequeñas. 
    • - 15 libras de fosfato (roca molida). 
    • - Agua: de acuerdo a la prueba del puñado y solamente una vez. 
     Costos: US $ 1.75 el quintal  (100 libras) octubre/1995 
    Fuente: Comunicación personal de campesinos panameños. 
     
    5. Ingredientes para la preparación de una tonelada de abono orgánico “bocashi” en Sâo Paulo, Brasil, 1995 
             Aproximaciones 
    •  500 kilos de pulidura de arroz                11 quintales 
    • 300 kilos de torta de higuerilla              6,6 quintales 
    • 180 kilos de harina de hueso                  4 quintales 
    • 20 kilos de harina de pescado                 ½ quintal 
    • 05 litros de melaza de caña                     1 ½ galón  
    • 04 litros de EM4 (caldo microbiológico)    (Tierra de floresta y/o levadura o bocashi) 
      350 litros de agua – prueba del puñado- y solamente una vez 
     
    Observaciones: Se deja fermentar por 24 horas bien tapado con sacos de fibra vegetal, protegido del viento, sol y lluvias. Se aplican 05 toneladas/hectárea. 
     
    Fuente: Universidad de Ryukyu del estado de Okinawa Japón. 
    Experiencias en Indonesia, Tailandia, Bangladesh. 
     Nota: Un quintal es igual a 100 libras. 
     Un kilo es igual a 2,2 libras aproximadas 
     Una libra es igual a 454 gramos. 
     
    Fuente: Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil. (Jairo Restrepo)

    Abonos Orgánicos Fermentados. Preparación, uso y almacenamiento. I

    October 5, 2010

    Como los agricultores vienen preparando, usando y guardando los abonos orgánicos fermentados.
    Fuente: Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil. (Jairo Restrepo) 

    Después de determinar la cantidad que quieren fabricar, conseguir todos los ingredientes necesarios y escoger el local más apropiado para su preparación, los agricultores han desarrollado distintas formas de hacer sus propios abonos orgánicos fermentados, recuperando, con su creatividad, el arte de la agricultura.
    ¿Cómo los están preparando?
    Tanto las cantidades y proporciones de los ingredientes y la forma como los agricultores vienen preparando sus abonos orgánicos, demuestran claramente cómo la fabricación de estos bioinsumos no se constituyen en un simple paquete de recetas de transferencia tecnológica, por el contrario, las distintas formas de elaborarlo y calcular la proporción de sus ingredientes, son el resultado del error y el acierto del saber tradicional de la práctica campesina. 
     
    La mezcla de los ingredientes: 
     
    Tres ejemplos: algunos campesinos optan por mezclar todos los ingredientes por camadas alternas hasta obtener una mezcla homogénea de toda la masa de los ingredientes, donde, poco a poco por capas agregan el agua necesaria para obtener la humedad recomendada. Otros, mezclan todos los ingredientes en seco y al final en una última volteada de toda la masa mezclada, agregan el agua hasta conseguir la humedad adecuada. Finalmente, otros campesinos subdividen todos los ingredientes en proporciones iguales, obteniendo dos o tres montones para facilitar su mezcla, echarle agua y controlar la humedad. Al final de la fabricación, juntan todos los montones que se mezclarán por separado, quedando solamente una masa uniforme para luego ser extendida en el piso donde se mezcló. (Figuras 1,2,3).
    Etapa de la fermentación y el control de la temperatura
    Una vez terminada la etapa de la mezcla de todos los ingredientes del abono y controlada la uniformidad de la humedad, la masa se extiende en el piso, de tal forma que la altura del montón tenga en lo máximo cincuenta centímetros de grueso. Algunos agricultores acostumbran a cubrir el abono con sacos de fibra durante los tres primeros días de la fermentación, con el objetivo de acelerarla. La temperatura del abono se debe controlar todos los días con un termómetro, a partir del segundo día de su fabricación. No es recomendable que la temperatura sobrepase los (50ºC) cincuenta grados centígrados.
    Durante los primeros días, la temperatura del abono tiende a subir a mas de (80ºC) ochenta grados centígrados, lo cual no se debe permitir, el control se debe hacer con un total de 2 mezclas o volteadas de todo el montón durante el día (una vez en la mañana y otra en la tarde); lo que permite darle una mayor aireación y resfriamiento al abono. También, otra buena práctica para acelerar el proceso final de la fermentación es ir rebajando gradualmente la altura del montón a partir del tercer día, hasta lograr más o menos una altura de 20 centímetros al octavo día. De aquí en adelante, la temperatura del abono comienza a ser más baja y se comienza a estabilizar, siendo necesario revolverlo solamente una vez al día. Entre los 12 y los 15 días el abono orgánico fermentado ya ha logrado su maduración y su temperatura es igual a la temperatura ambiente, su color es gris claro, queda seco con un aspecto de polvo arenoso y de consistencia suelta. Algunos agricultores experimentados en la elaboración de sus abonos, vienen completando fácilmente todas las etapas del proceso de fermentación en más o menos 10 días.
    Por último, la cantidad de abono a ser preparado dependerá del tipo de cultivo y la frecuencia con que se quiera desarrollar la experiencia con la aplicación del “bocashi”. Su incremento estará en función de los resultados que se logren con el tiempo y la práctica en las diferentes parcelas.
    ¿Cómo lo están usando?
    Una vez completada la etapa final de la fermentación y el abono lograr su estabilidad, está listo para ser usado en los cultivos. La época, la cantidad y la forma como los agricultores vienen aplicando los abonos orgánicos tipo bocashi en los cultivos son muy variadas. Nuevamente, al igual que las diferentes formas que los mismos experimentan al fabricarlos, éstas no se constituyen en un paquete de recetas listas para ser recomendadas y aplicadas de forma arbitraria, como lo hace la agricultura convencional con su tradicional receta “milagrosa” del N-P-K. A continuación, citamos algunos ejemplos (no recetas) de como algunos agricultores lo vienen experimentando con gran éxito en los viveros, en el trasplante de plántulas y en los cultivos establecidos:
    En los viveros:
    La pregerminación y el desarrollo de las plántulas tiene una duración aproximada de 18 a 20 días y los agricultores la vienen experimentando de 3 maneras en: 
    •  - Bandejas en invernadero del piso. 
    • - Bandejas sin invernadero con protección contra el sol y la lluvia. 
    • - Cajones de madera sobre el piso o levantados. 
    Utilizan para la germinación de las plántulas una mezcla de tierra seleccionada con bocashi curtido y carbón pulverizado, en proporciones que pueden variar desde 90% de tierra seleccionada con un 10% de bocashi curtido, hasta un 60% de tierra limpia con un 40% de bocashi curtido. 
    El Bocashi curtido y su uso: 
     Es el mismo abono orgánico fermentado, pero más añejado: o sea, que ha quedado más tiempo guardado después de su fabricación entre 2 y 3 meses. Con mayor frecuencia, está siendo utilizado por los agricultores, mezclándolo con tierra seleccionada y carbón pulverizado para preparar los almácigos de hortalizas en bandejas, tiene la ventaja de no quemar las plántulas, riesgo que se corre cuando se utiliza bocashi fresco no mezclado con tierra seleccionada y carbón pulverizado en los viveros. 
    Regularmente los agricultores vienen desarrollando pequeños ensayos con diferentes proporciones de bocashi curtido en la producción de los almácigos de hortalizas, con la finalidad de observar y escoger el mejor resultado que se adapte a sus cultivos.
    Fuente: Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil. (Jairo Restrepo)

    Abonos Orgánicos Fermentados. Preparación, uso y almacenamiento. II

    October 5, 2010

     Abonos Orgánicos Fermentados. Preparación, uso y almacenamiento.  II
    Fuente: Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil. (Jairo Restrepo)

     En el trasplante de la plántula (piloncito o plantin) 
    Los agricultores vienen experimentando varias formas de abonar sus cultivos a la hora de trasplantarlos.

    • A)  Abonado directo en la base del hoyo donde irá a ser colocada la plántula en el momento del trasplante, cubriendo el abono con un poco de tierra para que la raíz de la planta no entre en contacto directo con el abono, ya que él mismo podrá quemarla y no dejarla desarrollar de forma normal. (Figura 4)
    • B)  Abonado a los lados de la plántula: regularmente este sistema viene siendo utilizado en cultivos de hortalizas ya establecidos y sirve para hacerle una segunda y hasta tercera abonada de mantenimiento de nutrición a los cultivos. Al mismo tiempo, estimula el rápido crecimiento del sistema radicular hacia los lados. (Figura 5).
    • C)  Abonado directo en el surco donde se irá a establecer el cultivo que se quiere sembrar, sin previa germinación y trasplante, como por ejemplo: zanahoria, culantro y en algunos casos, en cultivos ya establecidos. (Figura 6).
    Cantidad del abono a ser aplicado en los cultivos:
    La cantidad del abono a ser aplicado en los cultivos está condicionada principalmente a varios factores, como son: la fertilidad original del suelo donde se desea el cultivo, el clima y la exigencia nutricional de las plantas que se quieren cultivar. Sin embargo, algunos agricultores vienen experimentando dosis de abonos que varían desde 30 gramos para hortalizas de horas, 80 gramos para hortalizas de tubérculos o que forman cabeza sobre la superficie como son la coliflor, el brócoli y el repollo, hasta 100 gramos para el tomate y el pimentón (chile dulce).
    Independientemente de la forma que se escoja para abonar los cultivos, el abono orgánico, una vez aplicado, se debe cubrir con tierra para que no se pierda y obtener mejores resultados.
    ¿Cómo lo vienen guardando?
    Normalmente los agricultores están fabricando los abonos orgánicos de acuerdo a las necesidades inmediatas de sus cultivos, no siendo una práctica muy común guardarlos por mucho tiempo. Regularmente, cuando guardan una determinada cantidad de abono, es con la finalidad de dejarlo añejar más tiempo para utilizarlo en los viveros o como semilla de inoculación microbiológica para fabricar un nuevo abono. Sin embargo, es recomendable protegerlo del sol, el viento y las lluvias bajo techo, durante el corto período que puede quedar almacenado para luego ser utilizado. Algunas experiencias indican que no se deben esperar por más de 2 meses para su aplicación en el campo.

    Fuente: Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil. (Jairo Restrepo)

    Factores prácticos de paralización de la actividad biológica de los abonos orgánicos fermentados

    October 5, 2010

    Ocho factores prácticos por los cuales los abonos orgánicos fermentados paralizan su actividad biológica, reduciendo su eficacia para los cultivos.
    Originados a partir de experiencias vividas con agricultores panameños.
    Fuente:  Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil. (Jairo Restrepo) 

    • 1. Estiércoles muy “viejos” lavados por las lluvias y expuestos al sol.
    • 2. Estiércoles con mucha tierra o mucha cascarilla de arroz, k para los casos donde se usa gallinaza.
    • 3. Presencia de antibióticos y coccidiostrácticos en los estiércoles que provienen de animales tratados con los mismos.
    • 4. Presencia de residuos de herbicidas para el caso de estiércoles de animales herbívoros (vacas, conejos, cabras y caballos).
    • 5. Exceso de humedad al preparar las aboneras.
    • 6. Desequilibrio entre las proporciones de los ingredientes utilizados en los abonos.
    • 7. Falta de uniformidad en la mezcla de todos los ingredientes de los abonos al momento de la preparación.
    • 8. Exposición al viento, sol y lluvias.

    Fuente: Experiencias vividas con campesinos panameños en los cursos de capacitación del mes de abril de 1996.

    Fuente: Bajar documento en pdf. Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil. (Jairo Restrepo)


    Follow

    Get every new post delivered to your Inbox.