Sesenta familias de Moaña inician un plan de compostaje casero


El objetivo es convertir la materia orgánica doméstica en abono utilizando fermentos
El Concello estudiará las posibilidades de implantarlo para todo el vecindario
El Concello de Moaña, en colaboración con la empresa Reboreda SL, la socióloga Merchi Fernández Gestido, el economista Tito Iglesias y el profesor de la Universidade de Vigo José Domingo García Pérez, pusieron ayer en marcha un programa de educación ambiental consistente en reutilizar la fracción orgánica de la basura doméstica para convertirla en compost.
La citada empresa proporciona las composteras y el producto necesario para provocar la fermentación de los residuos. Merchi Fernández realizará un estudio sobre la participación, la receptividad de los vecinos y sobre la posibilidad de extender este programa a la población en general.
El concejal de Medio Ambiente moañés, Daniel Rodas, calificó de impresionante el interés mostrado por los voluntarios. La mayoría son particulares que disponen de casas con terreno. Los hay también que llevarán adelante el experimento en pisos, colegios y restaurantes.
Reboreda SL proporciona tres tipos de composteras: una de ocho litros, para pisos, otra de 50, para viviendas con jardín y una de 100, pensada para restaurantes.
La mayoría de los participantes son familias de cuatro miembros. Todos, salvo cuatro, proyectan utilizar el compost que han elaborado. El programa contempla la posibilidad de recoger el compost, que utilizarían las comunidades de montes para abonar sus plantaciones.
Los residuos que se pueden utilizar son los orgánicos en general: restos vegetales, de frutas, pan, harinas, huevos, lácteos, carnes, pescados, huesos o el poso del café. No pueden incluirse líquidos, plásticos, cristal, papel, filtros de cigarros, latas o metales.
Fermentación
Se trata de un compostaje anaeróbico, utilizando un producto de origen japonés, el «bokashi» para activar la fermentación de los residuos. El procedimiento es sencillo: se hecha un puñado de este producto cada vez que se depositan restos orgánicos en el recipiente que deben escurrirse lo máximo posible y comprimir y tapar con un plástico para evitar el contacto con el aire. De forma periódica, se drena el líquido generado, que se puede utilizar como abono foliar rebajado con agua o echar directamente por las cañerías de la casa, ya que, según asegura el gerente de la empresa Reboreda SL, ayudan a limpiar las incrustaciones de materia orgánica en las tuberías y eliminan malos olores.
El programa contempla un control semanal en cada una de las sesenta experiencias, que durarán un total de tres meses.
El compost está listo para ser utilizado a los quince días desde que se llenó el recipiente.[*1]
Daniel Rodas indicó ayer, en el acto de entrega de composteras y del material informativo realizado en el salón de plenos de Moaña, que el objetivo primero es llamar la atención sobre el problema de los residuos.
Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2007/01/27/5493316.shtml
[*1] Importante: Esto es incorrecto, luego de llenar el recipiente, se debe dejar fermentar otros 15 días y luego se debe enterrar un mes para que dentro de la tierra se termine el proceso de compostaje. En rigor de verdad, el bokashi es un pre-compostaje.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: