Elaboración de bocashi rural en Guatemala (II)

 Viene de:  Elaboración de bocashi rural en Guatemala (I)

Elaboracion_Abono_Bocashi  (Bajar documento completo en pdf 3,5 Mb)

elaboración bocashi rural


Agregamos los dos costales de caña de maíz, dos costales de hojas de madre de cacao, dos costales de estiércol, dos de tierra, medio costal de carbón y diez libras de ceniza

elaboración bocashi rural


Del montón grande vamos separando montoncitos pequeños teniendo cuidado que lleven de todos los ingredientes y se le va agregando agua con la regadera o con los guacales o baños y se le va dando vuelta hasta que queden bien mezclados y húmedos. No debe quedar tirando polvo ni muy mojado. Hacemos la prueba del puño que consiste en agarrar una puñada del material y apretar la mano, si no sale agua entre los dedos es que está en buen punto. Este material que ya está preparado lo colocamos en el lugar donde estamos preparando el abono.

elaboración bocashi rural

Separamos otra porción del mantón grande y procedemos a humedecerlo y a mezclarlo. Una vez que esta bien mezclado y con la humedad correcta lo colocamos en el lugar que colocamos el montoncito anterior y así procedemos hasta que mezclemos todo el montón.
Si estamos en un lugar helado, el montón debe quedar de una altura de un metro y si estamos en un lugar caliente debe quedar a una altura de unos 75 centímetros. Después procedemos a tapar el montón.

elaboración bocashi rural

Tenemos que darle vuelta todos los días, durante dieciséis días. La temperatura debe de llegar a los 75 grados centígrados. Hacemos unas tres pruebas, una en cada extremo y otra en el centro del montón. Con la mano hacemos agujeros de manera que podamos introducir toda la mano y parte del brazo. Si aguantamos tener la mano un rato significa que no ha calentado como esperamos, entonces al darle vuelta lo dejamos más alto. Si aguantamos tener la mano un ratito significa que esta calentando bien y lo dejamos de la misma altura. Así debe de estar de caliente durante los primeros ocho días. Si no aguantamos ni meter la mano significa que esta calentando mucho. Entonces al darle vuelta lo dejamos más bajo, unos cincuenta centímetros y así lo vamos calibrando hasta que caliente a como esperamos. 

Si a los dieciséis días todavía esta muy caliente, entonces extendemos el montón, es decir que lo dejamos bajito, unos 25 centímetros de altura. 

Una vez que está frío, procedemos a encostalarlo y guardarlo. El abono ya está listo para usarlo, pero si lo dejamos guardado por unos 45 días va trabajar mejor. Por tal razón hay que preparar el abono con tiempo. 

Un costal de abono producido en la parcela nos cuesta entre 10.00 y 15.00 quetzales. Entre más materiales provenientes de la parcela usemos más barato será el costo de producción de un saco de abono. 

Cantidades y formas de aplicación 

Con esta cantidad de abono, podemos fertilizar una tarea de 25 varas cuadradas, es decir 0.06 manzanas de tierra que está fértil o media tarea de una tierrita que está buena o una cuartilla de una tierrita que está pobre. 

La forma de aplicación va estar relacionado directamente con el tipo de labranza que utilizamos en nuestra parcela. La cantidad de abono a utilizar va estar en dependencia de que tan pobre o que tan rico este el suelo de nuestra parcela. Sabemos que en la misma parcela tenemos luchas que están lavadas y otras luchitas que todavía son fértiles. En las luchas donde el suelo esta pobre aplicaremos más abono que en las luchas que están ricas. 

Con respecto a las formas de aplicación, si sembramos utilizando arado podemos aplicar el abono al fondo del surco y después lo tapamos a medida que vamos sembrando la semilla, la semilla debe quedar encima del abono. Al momento del aporque podemos aplicar más abono al pie de la mata. 

Si sembramos al espeque (chuzo, barreta) podemos aplicar el abono sobre el chuzazo el mismo día de la siembra y después de la segunda limpia podemos realizar otra aplicación de abono al pie de la mata. Si el terreno es inclinado aplicamos el abono al lado de arriba de la mata. 

Las posibilidades de que el agua de escorrentía arrastre el abono orgánico aplicado en una parcela con más de 10 % de pendiente son muy grandes, por tal razón es necesario que la parcela esta protegida con obras de conservación. 

Debemos probar en pequeño, entonces lo ideal es que usemos labranza mínima, es decir que piquemos el surco donde vamos a colocar el abono y la semilla. Estos surcos deben ir en forma de curvas a nivel o siguiendo una obra de conservación.

Sigue en:  Elaboración de bocashi rural en Guatemala (III)

Elaboracion_Abono_Bocashi  (Bajar documento completo en pdf 3,5 Mb)

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: