Abonos Orgánicos Fermentados. Preparación, uso y almacenamiento. I

Como los agricultores vienen preparando, usando y guardando los abonos orgánicos fermentados.
Fuente: Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil. (Jairo Restrepo) 

Después de determinar la cantidad que quieren fabricar, conseguir todos los ingredientes necesarios y escoger el local más apropiado para su preparación, los agricultores han desarrollado distintas formas de hacer sus propios abonos orgánicos fermentados, recuperando, con su creatividad, el arte de la agricultura.
¿Cómo los están preparando?
Tanto las cantidades y proporciones de los ingredientes y la forma como los agricultores vienen preparando sus abonos orgánicos, demuestran claramente cómo la fabricación de estos bioinsumos no se constituyen en un simple paquete de recetas de transferencia tecnológica, por el contrario, las distintas formas de elaborarlo y calcular la proporción de sus ingredientes, son el resultado del error y el acierto del saber tradicional de la práctica campesina. 
 
La mezcla de los ingredientes: 
 
Tres ejemplos: algunos campesinos optan por mezclar todos los ingredientes por camadas alternas hasta obtener una mezcla homogénea de toda la masa de los ingredientes, donde, poco a poco por capas agregan el agua necesaria para obtener la humedad recomendada. Otros, mezclan todos los ingredientes en seco y al final en una última volteada de toda la masa mezclada, agregan el agua hasta conseguir la humedad adecuada. Finalmente, otros campesinos subdividen todos los ingredientes en proporciones iguales, obteniendo dos o tres montones para facilitar su mezcla, echarle agua y controlar la humedad. Al final de la fabricación, juntan todos los montones que se mezclarán por separado, quedando solamente una masa uniforme para luego ser extendida en el piso donde se mezcló. (Figuras 1,2,3).
Etapa de la fermentación y el control de la temperatura
Una vez terminada la etapa de la mezcla de todos los ingredientes del abono y controlada la uniformidad de la humedad, la masa se extiende en el piso, de tal forma que la altura del montón tenga en lo máximo cincuenta centímetros de grueso. Algunos agricultores acostumbran a cubrir el abono con sacos de fibra durante los tres primeros días de la fermentación, con el objetivo de acelerarla. La temperatura del abono se debe controlar todos los días con un termómetro, a partir del segundo día de su fabricación. No es recomendable que la temperatura sobrepase los (50ºC) cincuenta grados centígrados.
Durante los primeros días, la temperatura del abono tiende a subir a mas de (80ºC) ochenta grados centígrados, lo cual no se debe permitir, el control se debe hacer con un total de 2 mezclas o volteadas de todo el montón durante el día (una vez en la mañana y otra en la tarde); lo que permite darle una mayor aireación y resfriamiento al abono. También, otra buena práctica para acelerar el proceso final de la fermentación es ir rebajando gradualmente la altura del montón a partir del tercer día, hasta lograr más o menos una altura de 20 centímetros al octavo día. De aquí en adelante, la temperatura del abono comienza a ser más baja y se comienza a estabilizar, siendo necesario revolverlo solamente una vez al día. Entre los 12 y los 15 días el abono orgánico fermentado ya ha logrado su maduración y su temperatura es igual a la temperatura ambiente, su color es gris claro, queda seco con un aspecto de polvo arenoso y de consistencia suelta. Algunos agricultores experimentados en la elaboración de sus abonos, vienen completando fácilmente todas las etapas del proceso de fermentación en más o menos 10 días.
Por último, la cantidad de abono a ser preparado dependerá del tipo de cultivo y la frecuencia con que se quiera desarrollar la experiencia con la aplicación del “bocashi”. Su incremento estará en función de los resultados que se logren con el tiempo y la práctica en las diferentes parcelas.
¿Cómo lo están usando?
Una vez completada la etapa final de la fermentación y el abono lograr su estabilidad, está listo para ser usado en los cultivos. La época, la cantidad y la forma como los agricultores vienen aplicando los abonos orgánicos tipo bocashi en los cultivos son muy variadas. Nuevamente, al igual que las diferentes formas que los mismos experimentan al fabricarlos, éstas no se constituyen en un paquete de recetas listas para ser recomendadas y aplicadas de forma arbitraria, como lo hace la agricultura convencional con su tradicional receta “milagrosa” del N-P-K. A continuación, citamos algunos ejemplos (no recetas) de como algunos agricultores lo vienen experimentando con gran éxito en los viveros, en el trasplante de plántulas y en los cultivos establecidos:
En los viveros:
La pregerminación y el desarrollo de las plántulas tiene una duración aproximada de 18 a 20 días y los agricultores la vienen experimentando de 3 maneras en: 
  •  – Bandejas en invernadero del piso. 
  • – Bandejas sin invernadero con protección contra el sol y la lluvia. 
  • – Cajones de madera sobre el piso o levantados. 
Utilizan para la germinación de las plántulas una mezcla de tierra seleccionada con bocashi curtido y carbón pulverizado, en proporciones que pueden variar desde 90% de tierra seleccionada con un 10% de bocashi curtido, hasta un 60% de tierra limpia con un 40% de bocashi curtido. 
El Bocashi curtido y su uso: 
 Es el mismo abono orgánico fermentado, pero más añejado: o sea, que ha quedado más tiempo guardado después de su fabricación entre 2 y 3 meses. Con mayor frecuencia, está siendo utilizado por los agricultores, mezclándolo con tierra seleccionada y carbón pulverizado para preparar los almácigos de hortalizas en bandejas, tiene la ventaja de no quemar las plántulas, riesgo que se corre cuando se utiliza bocashi fresco no mezclado con tierra seleccionada y carbón pulverizado en los viveros. 
Regularmente los agricultores vienen desarrollando pequeños ensayos con diferentes proporciones de bocashi curtido en la producción de los almácigos de hortalizas, con la finalidad de observar y escoger el mejor resultado que se adapte a sus cultivos.
Fuente: Abonos Orgánicos Fermentados. Experiencias de Agricultores en Centroamérica y Brasil. (Jairo Restrepo)

Tags: , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: