Posts Tagged ‘abono en cubo’

Bocashi rural (abono, enmienda) vs. Bocashi urbano (precompostaje de restos de cocina)

October 5, 2010

El término bokashi (en japonés: materia orgánica fermentada) hoy se usa para designar distintas formas de fermentación de la materia orgánica. 

Bocashi rural
  • Ensilaje: Antiguamente se recurría al ensilado del forraje, es decir, la inoculación de los pastos con bacterias lácticas (lactofermentos) para su conservación para usar en el invierno. 
  • Abono o enmienda orgánica: También se conocía el uso de la levadura y la melaza combinada con estiércol y otras materias orgánicas, para la enmienda orgánica, o abono orgánico fermentado. 

Hoy se llama “bocashi” a distintas recetas para acelerar el compostaje en su versión rural, a campo abierto, que pueden incluir levadura, suero de leche y melaza, y otra materia orgánica del lugar, pero que requieren cierto cuidado especial para garantizar el acceso de oxígeno para la fermentación. (En este caso es un proceso aeróbico, con presencia de oxígeno.) El aumento de la temperatura garantiza la pasteurización, es decir, la aniquilación de agentes patógenos. 
——
Bocashi urbano
En su versión urbana comercial, “bokashi” refiere a un método para la fermentación de los restos de la comida domiciliaria que es conocido en EE.UU. y en Europa. La versión comercial surge en el Japón (Teruo Higa) para lo cual se comercializan baldes o cubos con tapa hermética, una rejilla inferior y un grifo para la salida de los jugos lixiviados.

 

balde con tapa y grifo

Se vende una combinación de  microorganismos “especializados” (eficientes / efectivos: “EM – efficient microorganisms”) que mezclada con salvado (el soporte de inoculación), se coloca diariamente sobre las capas de restos de comida depositadas en el balde o cubo, con lo que se evita su pudrición y se produce su conservación mediante la fermentación. Esta es la etapa de “precompostaje”. 

 

 

 

Fuente: http://www.reboreda.es/foletoCompostPdf.pdf
Ver serie de fotos ilustrativas: http://www.flickr.com/photos/86571141@N00/sets/72057594067566801/detail/
Ver Compost con Bokashi (producto comercial)
—    
Versión Urbana, Hágalo Usted mismo (Do it yourself!)
En su versión urbana “Hágalo usted mismo“, en cambio, se recurre a los lactobacilos (lactofermentos), a cualquier balde o cubo con tapa hermética, al papel de diario, o cartón absorbente como soporte de inoculación (en reemplazo del salvado) y a papel o cartón seco sin tratar para actuar en el fondo del balde o cubo como material absorbente del lixiviado (los líquidos que drenan al fondo) en reemplazo del grifo. En este caso no es necesario vaciar los líquidos acumulados, porque al ser absorbidos por papel o cartón (sin tratar) y al no estar en contacto con el oxígeno no producen mal olor.
Se capturan las bacterias benéficas con agua de arroz: 
Se aislan los lactobacilos, al mezclar con leche y producir suero:
Agregando azúcar negra y agua, se inocula, por ejemplo, papel de diario:
 y se deja fermentar dentro de una bolsa de nylon bien cerrada (sin aire) al oscuro durante 15 días. Luego se separan y se ponen a secar las hojas de papel de diario. El proceso de secado deja latente a los lactobacilos. Las hojas de papel de diario tratadas con lactobacilos se intercalan entre capas de residuos o basura orgánica, dentro de un balde con tapa hermética. La humedad de los restos orgánicos activa los lactobacilos y se produce la fermentación (y por lo tanto la conservación) de la materia orgánica, lo que equivale a un “precompostaje”. 
 Ver: ¿Qué se necesita?       

Ver instrucciones completas en castellano:         archivo .doc

Ver la propuesta original en inglés:  Bokashicomposting.pdf

Es una versión “hágalo usted mismo” (DIY-inglés) de quienes se tomaron el trabajo de correr el velo a la promoción comercial de los microorganismos “especializados”  (EM = microorganismos eficientes / efectivos).  

 

 

Advertisements

Ensilaje y compostaje. Bocashi y compost.

April 18, 2010

En el proceso de en-silado, es decir, el almacenamiento para su conservación de granos, semillas y forraje en silos, determinados ácidos, inoculados o producidos en el lugar, inhiben el desarrollo de los microorganismos patógenos. Cuando se produce la fermentación del material en-silado, el ácido necesario para inhibir a los patógenos lo producen bacterias acidolácticas a partir de azúcares y otros carbohidratos. Este proceso es anaeróbico (en ausencia de oxígeno) a diferencia del compostaje que requiere de la aireación. En el ensilaje, los lactobacilos inhiben a los patógenos; en la pila de compostaje (caliente) la temperatura destruye a los patógenos. 
———
Compostaje es la descomposición controlada de materiales orgánicos como frutas, verduras, podas, pasto, hojas, etc. (Para compostar otros materiales, ver aquí.) Al ayudar en este proceso, agregando en una pila los materiales, añadiendo agua y revolviendo para que se aireen, obtenemos compost. Este es un mejorador del suelo, de color café oscuro y tiene aquel característico olor y apariencia de la tierra que encontramos en los suelos boscosos.
———
Bocashi (pre-compostaje anaeróbico) es un proceso (o el producto fermentado resultante) en el cual la mezcla de materia orgánica de todo tipo (en una variedad mucho más amplia que la que se utiliza en la pila de compost) con las bacterias acidolácticas (lactobacilos) inoculadas en un soporte (salvado, papel de diario u otro material) produce su fermentación y por lo tanto, la conservación de esa materia orgánica. La fermentación de la materia orgánica evita su putrefacción y se constituye en un primer paso de pre-compostaje que luego se completa mediante la colocación del bocashi producido en capas con buena tierra fértil.
El resultado final es el compost, en el sentido de ser mejorador del suelo, de color café oscuro y con el característico olor y apariencia de la tierra que encontramos en los suelos boscosos. 

Ver ¿De qué se trata el bokashi, bocashi, bocachi?

Abono con balde y maceta, sin jardín ni fondo.

April 11, 2010

Qué se necesita 

  •  leche 
  • fermento de yogur o el agua del lavado del arroz
  •  azúcar mascabo / morena / negra
  •  papel de diario o cartón
  •  donde sumergir el papel de diario o el cartón en la mezcla
  •  superficie para desplegar el papel de diario para luego dejarlo secar
  •  sábanas viejas o telas de algodón para colocar sobre ellas el papel de diario húmedo (para acelerar el secado)
  •  balde con tapa hermética (p.ej. de helados) para colocar los restos orgánicos y el papel de diario en capas
  •  pesa para comprimir materia orgánica en el fondo del balde (un plato, un bol)
  •  cartón o relleno absorbente para el fondo (cartón de huevos, o de caja)
  •  maceta grande o balde para terminar el proceso de compostaje

 

Ver Instrucciones   archivo .doc

¿Fermentación casera de la basura? ¡Bokashi, bocashi, bocachi!

January 10, 2010

¿Qué es el bocashi?

El bokashi (en japonés: materia orgánica fermentada), en una de sus acepciones, refiere a un método de fermentación anaeróbica de los restos de la comida domiciliaria ya conocido en EE.UU. y en Europa.
Esta práctica surge ante la necesidad de reducir la cantidad de basura que se deriva a los “rellenos sanitarios”. También se logra imponer porque en algunas ciudades se le cobra a los vecinos el retiro de la basura en función del peso. A su vez el retiro de la basura no es diario, sino a veces semanal, obligando de esta manera a los vecinos a ocuparse del problema de la basura que se genera cotidianamente, a la espera del retiro de la misma, no pudiendo simplemente sacarla a la calle todos los días.  
Donde hay mayor conciencia de la necesidad del reciclado, y alguna tradición de compostaje de materia orgánica, se logra comprender rápidamente la conveniencia de fermentar la materia orgánica cuando está fresca, en lugar de derivarla a los “rellenos sanitarios” donde sólo puede traer graves problemas de contaminación por su efectiva pudrición.
El bocashi tradicional
El término bokashi también refiere, en términos más generales, a un acelerador del compostaje, o abono orgánico fermentado. En este caso se usa semolina de arroz, harina de pescado y suelo de bosque, combinado con levaduras y suero de leche. [Bokashi (Abono Orgánico Fermentado)] Es conocido el trabajo del Dr. Teruo Higa, quien habría “sintetizado” en la década del 70 una “cultura microbiana fermentada, rica en antioxidantes”. Esta mezcla comprende microorganismos benéficos que ocurren naturalmente y que pueden ser aplicados como inoculantes para aumentar la diversidad microbiana del suelo y de las plantas. [Hacer compost con Bokashi. Entrevista a Andrés Reboreda]
El bocashi para fermentar los restos de cocina
Para el tratamiento de la basura domiciliaria, existe una versión comercial del bokashi surgida en el Japón gracias a T. Higa, en la cual se comercializan baldes o cubos con tapa hermética, una rejilla inferior y una canilla para la salida de los jugos lixiviados. También se entrega una mezcla líquida de “microorganismos eficientes / efectivos” (EM – efficient microorganisms) que mezclada con salvado de algún grano se coloca diariamente sobre las capas de restos de comida depositadas en el balde y así se evita su pudrición y se produce su conservación mediante la fermentación. [Ver folleto  (En gallego)]
¿Qué sentido tiene fermentar la basura?
La fermentación de la basura evita su descomposición por pudrición. De esta manera se puede conservar y utilizar para producir abono. La fermentación se constituye así en una etapa de precompostaje.
Si se conserva la basura, evitando su pudrición, allí donde se produce en el hogar, se logra reducir el volumen de basura que se saca a la calle, que debe ser recogida allí, transportada y depositada en “rellenos sanitarios” o basurales a cielo abierto, en dónde afecta gravemente a vecinos, al suelo, al aire, al medio ambiente.
¿Cómo se fermenta la basura?
La materia orgánica o restos de comida fresca que se desechan en la cocina se pueden manipular fácilmente, sin molestias, siempre que se “atajen” a tiempo, es decir, siempre que se evite su pudrición. Esta conservación se logra tratando la materia orgánica con una mezcla de microorganismos, principalmente lactofermentos, que previamente se introdujeron en un sustrato o soporte y se los dejó secar, para que recién se vuelvan activos cuando entren en contacto con los restos de comida.
En la versión comercial, los “microorganismos eficientes” serían de 5 tipos distintos: lactobacilos, levaduras y bacterias fotosintéticas, actinomicetos y otros tipos de organismos, y el soporte es salvado de algún grano.
En su versión casera, más económica y práctica, se usa suero de leche, azúcar, y papel de diario. Vale añadir que el proceso de “lactofermentación” es conocido en la agricultura. Su versión comercial no es más que el aprovechamiento de viejas tradiciones rurales. [Lactofermentos]
¿Dónde se pone la basura?
Los restos de comida se introducen en un recipiente con cierre hermético. La fermentación es anaeróbica y debe producirse sin la presencia de oxígeno, dentro de lo posible.
La versión comercial ofrece un balde o cubo con tapa, con una canilla en el fondo para retirar todos los días el líquido que produce la basura a medida que se va fermentando. La ventaja que tiene retirar los jugos de la basura es que se pueden usar diluidos para fertilizar las plantas, como enzimas en pozos ciegos, etc. Ver entrevista  
En la versión más casera y económica, se recurre a un balde con tapa hermética (un balde de helados reciclado) y simplemente se llena el fondo del balde con abundante papel y cartón para que absorba los líquidos y el proceso pueda seguir su curso. En este caso no es necesario atender diariamente la producción de los jugos de la basura.
¿Cuáles son los pasos?
Los restos de comida se van agregando día a día, cubriéndolos con la mezcla o el papel de diario preparado, lo que garantizará su fermentación y evitará su pudrición.
Sólo debe evitarse la basura muy aguachenta, como un tomate entero, o las naranjas con todo su jugo, pero se puede introducir más papel o cartón para que absorba el excedente. Sí se puede usar los restos del tomate o las cáscaras de naranja, etc. A diferencia del compost tradicional, se pueden incluir huesos, carne, pescado, aunque se recomienda desmenuzarlos.
La grasa de la carne vacuna, por ejemplo, sólo se pudrirá luego de estar expuesta al aire, si, por caso, al enterrarlo en el paso final, se descuida este detalle y queda a la intemperie.
También conviene colocar un objeto pesado encima de la mezcla para garantizar la ausencia de aire, y evitar abrir más de una vez por día el balde. Cuando se llena el balde, se deja estacionar un par de semanas para que termine el proceso y luego se entierra o se mezcla en una maceta grande con tierra buena para completar el proceso del compostaje. Conviene entonces tener ya preparado un segundo balde con su papel o cartón y su pesa para seguir procesando los restos.
¿Cómo se consigue la mezcla que garantice la fermentación?
En su versión comercial, en algunos países las empresas venden por internet los baldes especiales y la mezcla. Ver p. ej. folleto  (En gallego) 
 En su versión casera, más práctica y económica, simplemente se siguen las instrucciones detalladas que se ofrecen, en inglés, en “Bokashicomposting.pdf”  o en castellano aquí mismo.
¿Cuánto tiempo se necesita para preparar el material que luego se usará para fermentar los restos de cocina?
El suero de leche se consigue en pocos días, a partir de fermento de yogur, o en  10-15 días con el agua del lavado del arroz.
Luego se mezcla con azúcar negra y se mojan los papeles de diario en esta solución y se deja fermentar unos 15 días.
Se dejan secar (1-2 días) y ya se tiene el material para empezar a conservar la materia orgánica que luego de fermentada producirá, en poco más de un mes, abono o tierra fértil.  
¿Cómo se sabe si dio resultado o no la fermentación?
Lo peor que puede pasar cuando uno intenta fermentar basura y no lo logra, es que se pudra. Si aparece un polvo blanco en el papel de diario tratado (después de unos días de iniciado el proceso) o en la materia orgánica, se sabrá que el proceso marcha bien. Si, en cambio, después de varias semanas, aparece agua condensada y moho verde, será simplemente cuestión de agregarle más papel de diario tratado y verificar que esté bien cerrado el balde.  

Sesenta familias de Moaña inician un plan de compostaje casero

January 27, 2007


El objetivo es convertir la materia orgánica doméstica en abono utilizando fermentos
El Concello estudiará las posibilidades de implantarlo para todo el vecindario
El Concello de Moaña, en colaboración con la empresa Reboreda SL, la socióloga Merchi Fernández Gestido, el economista Tito Iglesias y el profesor de la Universidade de Vigo José Domingo García Pérez, pusieron ayer en marcha un programa de educación ambiental consistente en reutilizar la fracción orgánica de la basura doméstica para convertirla en compost.
La citada empresa proporciona las composteras y el producto necesario para provocar la fermentación de los residuos. Merchi Fernández realizará un estudio sobre la participación, la receptividad de los vecinos y sobre la posibilidad de extender este programa a la población en general.
El concejal de Medio Ambiente moañés, Daniel Rodas, calificó de impresionante el interés mostrado por los voluntarios. La mayoría son particulares que disponen de casas con terreno. Los hay también que llevarán adelante el experimento en pisos, colegios y restaurantes.
Reboreda SL proporciona tres tipos de composteras: una de ocho litros, para pisos, otra de 50, para viviendas con jardín y una de 100, pensada para restaurantes.
La mayoría de los participantes son familias de cuatro miembros. Todos, salvo cuatro, proyectan utilizar el compost que han elaborado. El programa contempla la posibilidad de recoger el compost, que utilizarían las comunidades de montes para abonar sus plantaciones.
Los residuos que se pueden utilizar son los orgánicos en general: restos vegetales, de frutas, pan, harinas, huevos, lácteos, carnes, pescados, huesos o el poso del café. No pueden incluirse líquidos, plásticos, cristal, papel, filtros de cigarros, latas o metales.
Fermentación
Se trata de un compostaje anaeróbico, utilizando un producto de origen japonés, el «bokashi» para activar la fermentación de los residuos. El procedimiento es sencillo: se hecha un puñado de este producto cada vez que se depositan restos orgánicos en el recipiente que deben escurrirse lo máximo posible y comprimir y tapar con un plástico para evitar el contacto con el aire. De forma periódica, se drena el líquido generado, que se puede utilizar como abono foliar rebajado con agua o echar directamente por las cañerías de la casa, ya que, según asegura el gerente de la empresa Reboreda SL, ayudan a limpiar las incrustaciones de materia orgánica en las tuberías y eliminan malos olores.
El programa contempla un control semanal en cada una de las sesenta experiencias, que durarán un total de tres meses.
El compost está listo para ser utilizado a los quince días desde que se llenó el recipiente.[*1]
Daniel Rodas indicó ayer, en el acto de entrega de composteras y del material informativo realizado en el salón de plenos de Moaña, que el objetivo primero es llamar la atención sobre el problema de los residuos.
Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2007/01/27/5493316.shtml
[*1] Importante: Esto es incorrecto, luego de llenar el recipiente, se debe dejar fermentar otros 15 días y luego se debe enterrar un mes para que dentro de la tierra se termine el proceso de compostaje. En rigor de verdad, el bokashi es un pre-compostaje.